Seventh-Day Adventist Church

Barquisimeto Central

Menu

Diáconos

 La obra de los diáconos comprende un amplio campo de servicios prácticos para la iglesia, tales como:

1. Ayudar en los servicios y las reuniones. En las reuniones de la iglesia, los diáconos son generalmente responsables de dar la bienvenida a miembros y visitas al entrar en la iglesia, y de ayudarlos, cuando sea necesario, a encontrar asiento. Además, deben estar listos para colaborar con el pastor y los ancianos con el fin de que las reuniones llevadas a cabo en la iglesia se desarrollen sin contratiempos.

2. Visitar a los miembros. Otro importante deber de los diáconos es la visitación asiéndole a cada diácono un barrio, con el plan de que visiten cada hogar al menos una vez en el trimestre.

3. Preparar los servicios bautismales. Los diáconos deben hacer los preparativos necesarios para esta ceremonia, con el fin de que no haya confusión ni atraso.

4. Ayudar en el servicio de comunión. Cuando se celebra el rito del lavamiento de los pies, los diáconos o las diaconisas proveen todo lo que sea necesario para el servicio: toallas, palanganas, agua (a una temperatura confortable según lo requiera la ocasión), baldes, etc. Después del servicio, deben cuidar que los recipientes y las toallas usadas sean lavados y guardados en su debido lugar.

Después de la Cena del Señor, deben ejercer mucho cuidado en cuanto al destino dado a cualquier resto del pan o el vino que haya sobrado después de que todos hayan participado de esos emblemas.

5. Cuidar de los enfermos y los pobres. Otra responsabilidad importante de los diáconos es el cuidado de los enfermos y el socorro de los pobres y los desafortunados. El dinero para esa obra debe ser provisto por el fondo de pobres de la iglesia local. El tesorero, por recomendación de la junta directiva de la iglesia, entregar. a los diáconos o a las diaconisas el dinero que se requiera para auxiliar en los casos de necesidad. Este trabajo está bajo la responsabilidad particular de los diáconos y las diaconisas, pero la iglesia debe ser plenamente informada de las necesidades, para conseguir el apoyo de los miembros.

6. Cuidar y mantener la propiedad de la iglesia. En algunas iglesias, donde la responsabilidad por el cuidado y mantenimiento del edificio de iglesia no ha sido asignada a una comisión de construcción, los diáconos asumen dicha responsabilidad.

Los diáconos tienen el deber de asegurarse que el edificio de la iglesia se mantenga limpio y en buen estado de conservación, y que el terreno en el cual está. ubicada la iglesia se conserve aseado y atrayente. Esto incluye también la responsabilidad de velar porque se haga la limpieza. En las iglesias grandes generalmente se emplea a una persona para que haga la limpieza. Los diáconos deben recomendar a la junta directiva de la iglesia el nombre de una persona apropiada, la cual tomar. un voto empleándola o autorizando a los diáconos a emplear a alguien con ese propósito. Debe obtenerse autorización de la junta directiva de la iglesia para pagar los gastos de todas las reparaciones grandes. Todas las cuentas que haya por reparaciones, por los servicios de agua, luz, combustible, etc., deben presentarse al tesorero de la iglesia para que las pague.